Mitos del amor romántico

4 Mitos y algún que otro dicho sobre el amor .

Existen una serie de ideas o creencias que pasan de una generación a otra, los mitos o refranes.

La RAE, define el término mito como persona o cosa a la que se atribuyen cualidades o excelencias que no tiene. No hace falta añadir mucho más. Se podría decir que hay mitos en la mayoría de materias, el cuerpo humano, los animales, las plantas y por supuesto en el amor. Vamos con algunos de ellos

El mito de la “media naranja”.

La expresión “media naranja” se utiliza para referirse a un amor ideal en el que dos personas se encuentran, se enamoran y viven felices el resto de sus vidas. ¡Ahí es nada!.

Para encontrar el origen de este mito, debemos remontarnos a Platon en su obra “El banquete” donde narra las enseñanzas de Aristófanes, quien explicaba como de perfectos eran los hombres al principio: “Los seres podían ser de tres clases: Masculino (compuesto de hombre y hombre) femenino (mujer y mujer) y andrógino (hombre y mujer). Tan poderosos y arrogantes eran que se enfrentaron a los Dioses, de modo que Zeus, si bien no se atrevió a destruirlos sí decidió separarlos en dos a cada uno de ellos. Sigue narrando Aristófanes que “Hecha esta división, cada mitad hacía esfuerzos para encontrar la otra mitad de que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas del deseo de entrar en su antigua unidad, con ardor tal que, abrazadas, perecían de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra».

En este mito, se nos concibe como personas “incompletas” que buscan la solución del problema fuera de sí mismos. Aquí surge la cuestión de si realmente dos partes “incompletas” pueden llegar a formar una completa o por el contrario la condición de “incompleto” se ve aumentada.

Cuando creemos en la media naranja creemos en encontrar a alguien que está hecho para estar con nosotros, que encaja a la perfección. Pero la perfección objetiva en el amor no existe, puede existir la perfección subjetiva, pero aquí también tendremos un problema; a nadie le gusta llevar una vida “perfecta”, necesitamos de imperfección para poder vivir sin ansiedad. De ahí surgen muchos conflictos de pareja, de la baja improvisación.

Mito de la omnipotencia del amor.

Este mito abarca frases como “El amor todo lo puede”, “El verdadero amor lo resiste todo” , “El amor lo cura todo”, etc.

El amor no tiene la capacidad de resolverle la vida a personas con problemas graves simplemente porque aparezca en sus vidas.

Decía Virgilio en su obra Bucólicas : “omnia vincit Amor; et nos cedamus Amor.”, para los que no terminamos de manejar el latín viene a ser “ el amor todo lo vence; y todos nos rendimos al amor”.

Nos viene a decir que si hay “amor verdadero” no importan los obstáculos internos o externos que tenga la pareja, ya el amor por sí sólo es suficiente para solucionar los problemas.

Quizá Virgilio se mimetizó tanto en su obra que se le olvidó el mundo terrenal. Obviamente, el amor por sí solo no soluciona problemas, ¿o alguien alguna vez ha ido a pagar la hipoteca al banco con un kilo de besos y cuarto y mitad de abrazos?, por muy romántico que se nos ponga el director del banco, creo que esto no sucederá jamás.

Mito de “los polos opuestos se atraen”.

Quizá lo primero sea analizar la expresión “polo opuesto”. ¿Estamos hablando de dos personas diametralmente opuestas? ¿o las diferencias no están en cuestiones que consideran fundamentales.? Pongamos un ejemplo: Tenemos alguien que considera esencial la monogamia, su polo opuesto en este aspecto sería una persona poligámica, ¿Es ahí donde reside la base de la atracción?.

Si las diferencias entre los miembros de la pareja afectan o no a aspectos que ambos estiman sustanciales es la clave ya que quienes buscan a una pareja con personalidad similar a la suya están buscando el complemento. Estas relaciones suelen ser más sólidas. La pareja se enfrenta a la vida de manera muy parecida consecuencia de tener unos valores en común.

Por el contrario si las personalidades son opuestas, aunque en un principio pueda llegar a ser atractivo, cuando surjan dificultades la forma de afrontarlas puede ser también opuesta.

Mito de las discusiones en la pareja

Las dos versiones de este mito en frases populares son : “Discutir es malo para la pareja” y “La pareja que no discute es que no se quiere”. 

Si bien una discusión, es el enfrentamiento de dos personas defendiendo posturas diferentes, también es el estudio de una determinada cuestión desde distintos puntos de vista. Esta última es la acepción más constructiva del término. Discutir es bueno o malo según como se haga. Si cada uno explica el porqué de su desacuerdo y entre ambos son capaces de llegar a un acuerdo, la pareja se verá fortalecida. Si esas discusiones son a base de imposiciones, faltas de respeto o gritos por parte de cualquiera de los miembros se producirá un deterioro de la relación.

¿“Los más reñidos, los más queridos”? NO. Es desagradable discutir con alguien que te importa, no tiene nada de romántico, la verdad. En la mayoría de ocasiones cuando una pareja acude a terapia es porque ha pasado por una larga etapa de discusiones infructuosas. Infructuosas porque la pareja, lejos de llegar a un acuerdo, se ve involucrada en una círculo vicioso donde una pelea es la raíz de otra. 


Para concluir les dejo la “joya de la corona”, el proverbio, como lo quieran llamar, que más me llama la atención; “¡Quien bien te quiere, te hará llorar y quien no, reír y callar”!, esto debería hacer replantearnos a los psicólogos nuestras terapias, ¿acaso el divorcio es la expresión máxima de amor hacia la otra persona?. ¡Cuidado con los mitos y falsas creencias!

Y no se olviden de reir y no callar

Deja un comentario

Compartir es regalar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Acceso