Una relación pasa por distintas fases durante su ciclo de vida, algunas de ellas son etapas difíciles. Lo fuerte que sea una relación se ve reflejado en cómo los miembros de la pareja afrontan los baches y avanzan en la relación. El estilo de vida actual ha cambiado nuestra patrón de pensamiento con respecto a las relaciones. Las estadísticas de divorcio en nuestro país siguen su tendencia al alza. Es cierto el divorcio y/o la separación son necesarios cuando los problemas no son sólo circunstanciales, sino irrecuperables e irreversibles.
¿Cómo saber si estos baches son circunstanciales?
El apoyo terapéutico en estos casos puede ser de gran ayuda, pues implica entre la revisión de la historia personal del paciente y el análisis de los motivos que están impulsando la separación, hacer conscientes aquellos elementos disparadores del divorcio.
Hay relaciones que pueden salvarse. Aquí es donde entra en juego la terapia de pareja. No sólo hay que acudir a la terapia cuando nuestra relación esté ya en una situación catastrófica, sino que hay que anticiparse a esta misma, ya que así la terapia es la más efectiva.

 

Terapia de pareja


problemas en la pareja